UROBA: Exitoso 1º seven de rugby femenino

La Unión de Rugby del Oeste de Buenos Aires, realizó el primer torneo de juego reducido para mujeres, donde participaron más de 60 jugadoras de 9 de Julio, Los Toldos, Saladillo, Gral. Pico y Punta Alta.

El 1° Seven Femenino de UROBA se llevó a cabo el último fin de semana en la ciudad de 9 de Julio, con cinco delegaciones participando: el equipo local, Claf Lauquen Rugby, Marabuntas RC de Los Toldos, Saladillo Rugby, Punta Alta RC y Pico Rugby. Además,  el torneo contó con la presencia de Miguel Seró, Oficial Desarrollo UAR y Entrenador Seleccionado Nacional; y de Vanesa Salas, jugadora del plantel nacional.

La actividad comenzó el viernes por la tarde en las instalaciones del Claf Lauquen Rugby con una charla abierta de Miguel Sero para todas las jugadoras presentes y aquellos PF que se acercaron, donde el ODR enfatizó la idea central: el Rugby como medio ideal para lograr el desarrollo integral de la mujer. La exposición fue acompañada por Vanesa Salas, quien aportó sus vivencias como jugadora del plantel nacional, y la influencia del rugby en su vida personal.

Al finalizar la charla, Seró y Salas se trasladaron a la cancha de rugby, donde realizaron una Clínica de juego en el contacto y defensa para todas las jugadoras presentes, respondiendo todas las consultas y abordando las inquietudes que las chicas les acercaban respecto al juego.

Ya en día sábado, se hizo la presentación oficial del torneo a cargo del Pte. de la UROBA, Carlos Zinani, para luego dar paso a una charla sobre Referato, a cargo de Leonardo Botta (Coordinador Árbitros), acompañado por Iñaqui Matilla (árbitro Gral. Pico). Fue a partir de allí que se explicaron algunas reglas básicas de juego, y por supuesto las jugadoras hicieron las consultas necesarias.

La actividad previa a la competencia la cerraron nuevamente Miguel Seró y Vanesa Salas, remarcando la importancia del rugby en la vida de la mujer y recordaron los valores que pregona este deporte, no solo en la propia competencia sino en la vida social.

Tras el almuerzo que disfrutaron en forma conjunta todas las delegaciones presentes, Será le propuso a los entrenadores de los cinco equipos cambiar la modalidad de juego, dadas las diferencias de edades en los planteles (por reglamento no pueden jugar mayores y menores juntos). Consumada la reunión con los profes, se sugirió jugar Rugby Modificado (Contact Light), cuyo modo implica que no se jugaría con tackles, sino que al agarrar una jugadora a la otra en pos de robarle la pelota, la poseedora tiene 3 segundos para pasársela a una compañera, caso contrario se sanciona penal para el adversario.

El único partido que se jugó normalmente fue el primero, entre Marabuntas RC de Toldos y el conjunto de equipo Gral. Pico, ya que eran todas jugadoras mayores y jugaron de forma competitiva, con victoria para las chicas de Los Toldos. El resto de los cotejos se disputó bajo la modalidad Contact Light y, a partir de este sistema, que provocó un gran cambio en el juego, se vio un juego mucho más dinámico, no fue tan trabado, y se logró que las jugadoras fueran en permanente apoyo y buscando los espacios, evitando el contacto.

Debido a esta forma de juego, la actividad no fue competitiva, aunque cada club disputó al menos tres partidos. A modo estadístico, se mencionan a continuación todos los encuentros, sin darse a conocer los resultados:

Contact Light- no competitivo –

          Saladillo Vs Punta Alta RC.

          Claf Lauquen Vs Marabuntas RC.

          Pico Rugby Vs Punta Alta RC.

          Saladillo Vs Claf Lauquen.

          Marabuntas RC Vs Punta Alta RC.

          Pico Rugby Vs Claf Lauquen.

          Saladillo Vs Marabuntas RC.

Las más de 60 jugadoras presentes mostraron una gran satisfacción con el torneo, no solo con la organización, sino con la modalidad Contact Light, donde pudieron mezclarse las más chicas con las más grandes (hubo una brecha de edad de 14 a 43 años).

Asimismo, la colaboración de Miguel Seró y de Vanesa Salas por parte de la Unión Argentina de Rugby, fue fundamental para darle el marco de experiencia que necesitaba el evento, siendo un nuevo punto de partida para el rugby femenino en la Unión de Rugby del Oeste de Buenos Aires y en toda la región.