Sabelotodo

 

No lo sé. No puedo. No entiendo. No me sale.

Repetir constantemente que no sabes, que no puedes o que no entiendes, no te aportará nada. Pero ¡cuidado! Porque no saber admitir que algo te supera puede ser igual de peligroso, o más aún.

Quien no sabe algo y trata de aparentar que sí lo sabe se está metiendo, a sí mismo y a muchos otros junto con él, en un tremendo lío. Quien no entiende algo y a pesar de ello dice haberlo comprendido, por vergüenza, por temor o por lo que sea, está postergando un problema sin darse cuenta de que, cuanto más tiempo pase, peor será. Tendrá que reconocer su mentira, o arreglárselas solo y sin ayuda para tratar de comprenderlo.

No tengas miedo ni vergüenza. Nadie nació sabiendo; el que hace se equivoca y estropeando se aprende. Reconoce cuando no sepas, cuando no puedas, cuando no entiendas, y anímate a pedir ayuda. Será una experiencia mucho más plena no sólo para ti, sino también para quien tenga la dicha de poder ayudarte.

Gabriel Sandler