Lissalde: “Hay un claro boicot del municipio al plan PROCREAR”

130713 Ricardo LissaldeEl diputado provincial, Ricardo Lissalde, dialogó esta mañana con Estación 90 en los estudios de FM 90.7, sobre la nueva Ley Impositiva Bonaerense, sobre la municipalización de la policía, los resultados de las últimas elecciones en Saladillo, la presidencia del Concejo Deliberante y el plan PROCREAR en nuestra localidad.

En primera medida, Lissalde habló de la Ley Impositiva Bonaerense, de qué se trata y de qué manera afectará a los ciudadanos. “Estamos tratando desde los bloques de la oposición de condicionarla, porque había un aumento de un 20% de impuestos generalizados para el 2014”, dijo.

“A este aumento luego se le sumaría otro, también del 20% por una tasa de Seguridad, quedando constituido un aumento del 40%, lo que es realmente inadmisible para los bloques de la oposición. Así que estamos tratando que esta segunda tasa de seguridad sea pospuesta”, agregó refiriéndose que para algunas cuestiones del presupuesto el Ejecutivo Provincial necesitará también del voto de la oposición.

Por otra parte, el diputado provincial, se refirió al tema de la Policía Municipal o Comunales, proyecto que impulsa desde el Frente Renovador. “Si sale la ley de municipalizar la seguridad, a esa municipalización hay que dotarla de un financiamiento y estamos dispuestos a abrir el debate para ello”, señaló.

“Hay que ponerse los pantalones largos, hoy quien es intendente municipal debe saber que debe hacerse cargo de los problemas de su comunidad, y eso significa tomar responsabilidades y afrontar los gastos que las mismas producen”, continuó.

“Nosotros aquí en Saladillo tenemos un intendente que no puede ni siquiera controlar las motos y está claro que eso es una responsabilidad municipal. Vemos que los chicos andan sin cascos y sin escapes, esto en Roque Pérez no sucede”, sentenció.

Ricardo afirmó que tenemos una gestión municipal que “se la pasa entregando cheques de 100.000 pesos a las instituciones y luego no tiene recursos para poner cinco cámaras y un centro de monitoreo”.

Referido a los resultados de las últimas elecciones en Saladillo y a cuál de los bloques obtendrá la presidencia del Concejo Deliberante, Lissalde dijo: “Hasta Rinaldi podría ser el presidente matemáticamente, yo creo que aquel que tenga el proyecto que pueda seducir al resto se quedará con el cargo”.

“El Concejo Deliberante es como la Cámara de Diputados, no hay un tiempo determinado para que se mantengan las autoridades, las autoridades pueden cambiarse en cualquier momento, tanto en un bloque como en la cámara”, añadió.

“A mi me parece que hay que interpretar muy bien el mensaje de la ciudadanía, que es claro y quiere equilibrar los pesos del gobierno a nivel local y darnos responsabilidad a todos los espacios políticos que hay en Saladillo. Para nosotros la confianza depositada es una enorme responsabilidad y un enorme desafío, y agradecemos a toda la comunidad”, cerró.

En cuanto a la información que circulaba, y afirmaba que el Frente Renovador propondría como presidente a Gabriel Destro, Lissalde se colocó como uno más del grupo y explicó que las decisiones las toman en conjunto entre la totalidad de los integrantes del mismo. “Mi postura es proponer un candidato y a mi juicio quien tiene el tiempo y el perfil necesario es Gabriel, y además por su formación profesional que le permite tener ciertos conocimientos que le dan una gran idoneidad”, mencionó.

Para cerrar, el diputado se refirió a la situación del plan PROCREAR en Saladillo. “Es mentira que la municipalidad no tiene lotes, los tiene y muy bien ubicados, por ejemplo la manzana en la que está la cancha de Oro Verde es municipal y ese es un terreno muy bien ubicado para lotear y entregar a los beneficiados por el Plan”, dijo.

“Acá hay un claro boicot de la Municipalidad para con el plan y se están chocando con una realidad cada vez más fuerte. Este plan es dinero que viene a Saladillo, los comerciantes del rubro de la construcción van a vender y lamentablemente hoy tenemos un estado municipal no solamente ausente sino que pone palos en la rueda”, agregó.

“Lo que quiere la municipalidad es seguir robando con la construcción del barrio, quiere que le den la plata al Municipio, para ellos ir con las empresas que construyen las casas, darle cuchas de perro a la gente en lugar de una casa digna y ellos de enganchados hacer todos los curros que hicieron, como con las 272, el Plan Federal”, continuó.

“El que primero tiene que comprar tierra es el Intendente, que ni siquiera tiene que comprarla, tiene que administrar bien la tierra que tiene. El mercado inmobiliario de Saladillo está marcado por los doctores de poder y la Municipalidad tiene que intervenir”, cerró.