Mabel Blanco: “El servicio de salud llega tarde…»

En el marco de la Semana de las No Violencias, la doctora Mabel Blanco brindó una charla abierta en el Auditorio Ricardo Galliani de la Biblioteca Popular Bartolomé Mitre.

Blanco, medica con Master en Salud Pública y especialista en Epidemiologia y Estadistica Médica, habló sobre temas como la violencia de género, la salud y los derechos sexuales, los jóvenes, y la prevención de embarazos no deseados.

“Nosotros creamos la fundación FEIM (Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer) en el año 89 y en el camino cambiamos algunas prioridades, pero la violencia siempre fue un tema prioritario lamentablemente”, comentó.

“Otro de los problemas al que le dimos gran importancia fue el de la salud sexual y reproductiva, que era una demanda. La violencia tiene muchas formas, por ejemplo la violencia domestica adquiere visibilidad en nuestro país más con el caso Alicia Muñiz y Monzón, donde sale de las cuatro paredes de la casa”, agregó.

“Después comenzamos a tomar conciencia de ortos tipos de violencia, como por ejemplo la sexual, que es algo que está creciendo muchísimo sobretodo en niñas y adolescentes”, completó Blanco en el Día de la prevención del abuso sexual infantil.

Este problema, informó la doctora, afecta tanto a nenas como a nenes, que es un elemento muy tapado y que genera problemas muy serios que son negados hasta que irrumpen cuando las personas son adultas.

Referida a la postura de la iglesia catoloica en cuanto a este tema, la doctora dijo:  “Creo que la iglesia tiene consciencia de que este es un problema, solo que las diferencias se dan cuando analizamos las formas de prevención, por ejemplo cuando nosotros hablamos de niñas que son abusadas y ya pueden quedar embarazadas se deben proteger para evitar el embarazo producto de una violación y el VIH, el VIH es consentido y la prevención del embarazo no”.

“Se creé o se sigue creyendo que es un método abortivo y no un método anticonceptivo, el anticonceptivo actúa antes de que se una el ovulo con el espermatozoide por lo tanto no es abortivo porque no hay nada sobre lo que abortar. Yo creo que el propio Papa en este momento está promoviendo que se hable esto para esclarecer”, continuó.

A continuación se refirió al uso de pastillas anticonceptivas y el uso consciente de los jóvenes, explicando que uno de los problemas que tiene el servicio de salud es que a pesar de existe la ley de salud sexual y reproductiva, hay una resistencia y rechazo a la atención de los y las adolescentes. “Recién cuando la chica aparece con el bombito o con el niño en brazos es considerada pasible de ser atendida, esa es la gran deuda que tenemos, el servicio de salud llega tarde, tiene que facilitar la información a los jóvenes”, sentenció.