Con el voto de la UCR y el FR se aprobó por mayoría el aumento de tasas

Se llevó a cabo la Asamblea de Concejales y Mayores Contribuyentes de Saladillo en el Honorable Concejo Deliberante de Saladillo, en la que se aprobó con la mayoría oficialista y el acompañamiento del FR, la Ordenanza modificando la Ordenanza Impositiva Vigente que incluye un incremento de tasas de un orden del 22%.

Los mayores contribuyentes y concejales que participaron fueron:

UCR: Jorge Faretta, Fernando Arropide, Elsa Moller, Elsa Alzugaray, Gustavo Molina, Liliana Morbidduci, Alfio Scelzi, Eduardo Benigni, Lía Carrique y Silvia Garavento. Concejales: Jorge Negri, Cristina Labernia, Marcelo Tomatti, Mary Robles, Hernán Troppiano, Viviana Rodríguez, Carlos Deschamps, Vladimir Wuiovich y Julieta Roca.

FR: Darío Magi, Roberto Lilli y Jorge Stagnaro. Concejales: Analía Maidana, Enrique Wallace, Alberto Almada.

FPV: Francisco Terradas. Concejal: Roberto Rinaldi.

El concejal Negri (UCR) aseguró que se trata del 6° año consecutivo que se analiza un incremento similar y que el aumento de los costos es una realidad para lo que, como siempre dicen, hay dos alternativas: achicar o dejar de hacer algunas cosas o procurar mayores recursos para continuar haciendo. Explicó que el municipio puede modificar lo local, que significa un 50 % aproximadamente del presupuesto.

Aseguró que el  incremento es razonable y no a las apuradas, tiene equilibrio.

Citó algunos ejemplos como el gasoil que pasó de 6,88 al 7,706, bolsa de cemento 37.19 a 42.98, alimentos con un 32 % aproximadamente, así como mencionó también las demandas de los vecinos y los sueldos de los municipales.

Mencionó las diferentes categorías en las que se realiza el incremento el que promedia un 22 %.

El concejal Wallace (FR), recordó que el bloque se abstuvo de aprobar la ordenanza preparatoria ya que al ingresar como asunto de último momento no pudieron analizar. Dijo que ahora, no con mucho, pero algo más de tiempo pudieron verlo y estar de acuerdo con el incremento planteado. Dijo que se trata de un ajuste por inflación ya que el 22% planteado se condice con la realidad. Destacó que la inflación corroe el ingreso de los municipio y mucho el de los trabajadores y aun mayor con los magros ingresos de los trabajadores municipales. Aseguró que cuando votan este aumento, lo hacen pensando que el Municipio debe seguir prestando lo servicios pero también trabajando para incrementar el sueldo de los municipales. Remarcó que hay que trabajar para priorizar el gasto y eficiencia en la prestación de los servicios, producto del cansancio o ineptitud de algunos funcionarios.

El concejal Rinaldi (FpV) también comentó que ellos se abstuvieron por los mismos motivos y dijo que no lo acompañan porque consecutivamente se vienen incrementando las tasas y hay muchos detalles que se vienen reclamando, en un presupuesto tan importante como 85 millones de pesos, y no se modifican. Se preguntó en por qué no pensar en una administración más eficiente y probar un año con hacer una reasignación de partidas que les permita no aumentarle a los vecinos y no dejar de prestar servicios ni hacer obras, haciéndolo de una forma más eficiente. Dijo que este incremento significará unos 5 millones de pesos, lo que hace pensar que no es tanto ante el presupuesto en cuestión. Aseguró también que hay cuestiones prioritarias que siguen sin atenderse. Criticó también el adelantamiento, con respecto a años anteriores, para tratar este aumento y no esperar la nueva conformación del concejo.

El concejal Tomatti (UCR) dijo que de 10000 conexiones de agua, hay unas 200 o 300 personas en condiciones de estar eximidas de las tasas municipales, lo que no le parece un número relevante ni indicador que la cuestión social sea tan preocupante. Aseguró que entendían, de acuerdo a lo que había ocurrido con la economía, el aumento podía ser mayor pero decidieron que no y que pensó que era una noche donde iban a tener la aprobación por unanimidad.

El mayor contribuyente Faretta (UCR) defendió el aumento pero reconoció que hay determinadas cosas a las que hay que prestarle atención y dijo que hay cosas que la gente reclama respecto que hay servicios que están flaqueando y que hay funcionarios que no tienen el compromiso que tenían.

El mayor contribuyente Lilli (FR) reiteró que se trata de una actualización de la realidad de la inflación y que observan áreas en las que no se observa que se devuelvan el esfuerzo que realiza el vecino.

Se aprobó con la mayoría de concejales y mayores contribuyentes de la UCR y FR y el rechazo del FpV.