La increíble aventura de vivir en comunidad, un humilde agradecimiento a Enrique Möller

Una tarde de invierno allá por el 2006, pasaba por la puerta del Teatro Español después que la dejaba a mi hija Manuela en danzas españolas, que se brindaba en el salón superior del Teatro, y me quedé parada en la puerta esperando no se qué.

Alguien salió de la secretaría de la Asociación, me presenté y le pregunté qué pasaba que no se abría el Teatro. Allí estaba Enrique, con su presencia intensa y su cigarrillo, en la vereda, intentando explicar lo que sucedía. Le pedí si era posible entrar a verlo y accedió enseguida trayendo las llaves y acompañándome hasta la sala. Mi sorpresa fue enorme, su desazón también mientras prendía una única lamparita en la sala.

Conversamos un rato e intercambiamos palabras, él con su pesadumbre ante la imposibilidad de reabrirlo,  yo con mi imposibilidad de pensar que algo es imposible… Sucedió algo mágico, Enrique me abrió las puertas de mi niñez, de los sueños, de las luces de un escenario… Le dije: tenemos que reabrirlo, quiero colaborar, y con una sonrisa entre dientes, tan característica de él, me contestó dale para adelante…

Fue una etapa inolvidable, increíble, hermosa, de reuniones, risas, emociones, enojos, en definitiva de intentos… Su gran capacidad de administración, chocaba con mi ímpetu, de diferentes generaciones, pero que gran equipo de trabajo armamos junto a Roque Caride, Enrique Martínez, Ignacio Alaniz, Carlos Gorosito, Mari Robles, Pablo Zarragoioechea, Marisa Cirone y todos los integrantes de la comisión y la comunidad entera… Cuántas tardes y noches de proyectos, de sueños, de discusiones!

Enrique, va mi humilde agradecimiento por abrir las puertas de esos sueños, por administrar intentando desde tu percepción, que fuera de la mejor manera para preservar el Teatro, por todos los momentos compartidos, porque detrás de esa armadura rezongona, ví brillar tus ojos de emoción y de alegría muchas veces reabriendo el querido Teatro….

Al final… qué maravillosa aventura que es vivir en comunidad!, no se trata de eso vivir?

Ana Tosca