Confiando en la voz interior

 

Seguir a Jesús significa ver el camino que hemos reconocido como el camino correcto ante Dios en nuestro corazón, significa seguir nuestro instinto y no las exigencias externas, los parámetros de nuestro entorno. Si bien queremos seguir la voz interior y transitar nuestro camino, sin embargo, buscamos justificar este camino ante los demás. Buscamos que nuestros amigos y familiares lo entiendan y lo aprueben. Pero para Jesús esto es secundario. No es necesario que tomemos distancia para explicarles a nuestros familiares por qué seguimos este camino. Sencillamente debemos transitarlo, debemos confiar en nuestra voz interior, a través de la cual Dios nos habla.

Jesús puede hablar de este modo, porque, para Él, la realidad de Dios supera todo lo demás. Si superamos el plano del yo con la fe y saboreamos el misterio de Dios en nosotros, entenderemos estos reclamos. No serán tan difíciles, nos guiarán hacia la libertad, hacia los caminos concretos de cómo puede expresarse nuestra nueva existencia.

AG