La fe confianza

 

La fe como confianza nos alivia también en nuestro trabajo y en la responsabilidad que tengamos le entrego a Dios mi trabajo y confío en que lo usará para crear el Bien. Yo solo no puedo hacer que mi trabajo tenga éxito, que las decisiones sean las correctas. Si me paso elucubrando todas las consecuencias que pueda tener mi trabajo, jamás tendré paz.

La fe nos libera de la carga que nos significa la responsabilidad por los demás. Si pensamos, por ejemplo, que somos los únicos responsables de que nuestros hijos se formen bien, viviremos siempre con el miedo de que nuestros hijos crezcan de modo diferente, que hereden nuestros errores, y que estos errores tengan una influencia negativa en ellos. No tenemos garantía alguna, a pesar de toda la educación religiosa, de que nuestros hijos vayan a la Iglesia y que permanezcan fieles a la fe. Pero debemos confiar en que nunca caerán de las manos amorosas de Dios y que Dios los conducirá, aún cuando vayan por desvíos, hacia la senda del bien.

AG