El Partido Justicialista de Saladillo recuerda este 24 de marzo, 38 aniversario del Golpe de Estado de 1976, como el «Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia»

En esta fecha, se conmemora el más sangriento ataque contra las instituciones y un genocidio sin precedentes en Latinoamérica realizado contra una generación que tenía necesidad de cambios políticos, sociales y económicos, para imponer un modelo socioeconómico neoliberal ajeno a los intereses nacionales y populares, proyectado y programado en los EE UU.

 A los justicialistas nos recuerda aquella frase histórica de campaña  que luchábamos por » Braden (embajador norteamericano) ó Perón».

 La represión y violación de los Derechos Humanos no sólo se aplicó en la Argentina sino también en las dictaduras de Chile, Brasil, Paraguay que se denominó “Plan Cóndor», cometiéndose así uno de los más grandes crímenes  contra la humanidad.

La Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP) en 1984, documentó más de nueve mil casos y los organismos defensores de los Derechos Humanos reclaman por 30.000 desaparecidos y el 22 de Abril de 1985, por primera vez en la historia, los responsables de violar  la Constitución se enfrentaron a la Justicia.

La democracia que despreciaron los colocó frente a la imparcialidad de los jueces y se les otorgó el derecho a ejercer sus defensas, actitud que ellos nunca tuvieron con sus víctimas. Se acusó a la Junta Militar de los siguientes cargos: homicidio calificado, robo agravado, falsedad ideológicas de documento público, usurpaciones, servidumbre, sustracción de menores, tormentos seguidos de muerte, un verdadero GENOCIDIO.

También debemos recordar que una parte de las víctimas fueron militantes del Movimiento Justicialista, estudiantes, docentes, obreros, gremialistas y abogados defensores de los derechos humanos, militantes de otros partidos políticos y representantes sociales.

En los años ‘86 y ‘87, por presiones internas y externas, se dictaron las Leyes de Punto Final y Obediencia Debida dando fin a los juicios de «lesa humanidad». Y en la década del ‘90, Ménem, dictó una serie de indultos que beneficiaron a los funcionarios del proceso.

A partir del año 2003, por iniciativa del presidente Kirchner estas leyes fueron derogadas por el Congreso Nacional, los juicios se reabrieron y la justicia comenzó a declarar inconstitucionales los indultos por crímenes de lesa humanidad que habían cometido los militares durante la dictadura.

El 24 de Marzo del ‘76 en Saladillo gobernaba el Sr. Ariel Delia, un intendente justicialista que representaba legítimamente la voluntad popular de entonces. El mismo fue relegado de su cargo e investigado injustamente.

Es el momento oportuno para expresar que el Justicialismo no participó ni participará nunca en el quebrantamiento del Estado ni de los derechos constitucionales, ni se prestará como personero de ningún  gobierno «De Facto». Por eso es necesario en ésta fecha recordar lo que nos paso, para no volver a repetir la historia. NUNCA MÁS.

FRANCISCO TERRADAS, MENGARELLI DANILO, SARLO AMARO, ABARCA WALTER, SEC. DER. HUMANOS, SEC. GENERAL, VICEPRESIDENTE y PRESIDENTE