Modificación del Reglamento General de Escuelas

La Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) entregó este mediodía en el Consejo General de Educación las conclusiones de los trabajos realizados por los docentes de la Provincia durante la Jornada de Análisis del nuevo Proyecto de Reglamento de Escuelas, que los maestros realizaron el 25 de noviembre último como parte del plan de lucha impulsado por el Frente Gremial.

“Cientos de docentes participaron de estas Jornadas, para ejercer una participación activa en este proceso de modificación del Reglamento General de Escuelas”, destacó la presidente de la FEB, Mirta Petrocini y aseguró que “es una gran responsabilidad para nosotros entregar estas conclusiones, que son el fruto de un arduo trabajo de nuestros docentes”.

Asimismo, la titular de la Federación indicó que “la mayor parte de los docentes coincidieron en la falta de tiempo para realizar un análisis profundo del tema y en la necesidad de defender como siempre el saber cotidiano de los educadores”.

Petrocini concurrió acompañada de la vicepresidente, Graciela Pérez; los miembros del Consejo Directivo Gladys Luque y Patricio Casey; y el Asesor Legal Víctor Nanni. Los representantes de la FEB fueron recibidos por el Vicepresidente Primero del Consejo General de Educación, Daniel Lauría.

Entre las principales preocupaciones, los docentes reclamaron en primer lugar el no haber sido convocados por las autoridades educativas para el oportuno análisis de este reglamento, siendo los docentes los actores principales de todo el proceso educativo. Y en segundo lugar, el no haberse propiciado ni favorecido las condiciones para la lectura, el análisis y la elaboración de propuestas en espacios institucionales de trabajo.

Asimismo, los educadores realizaron un análisis pormenorizado del articulado del Proyecto del Reglamento. Se destacan aquí la necesidad de la incorporación del cargo de Preceptor en las escuelas primarias; contemplar un instituto para la protección del docente ante situaciones de agresión física y verbal de padres, alumnos y allegados al establecimiento; tener en cuenta los problemas de infraestructura de las escuelas, que en muchos casos no permiten el normal desarrollo de las clases; y la necesidad de incorporar el avance tecnológico dentro de las instituciones con personal capacitado y programas adecuados, entre otros.

Petrocini señaló finalmente que “nos aseguramos en persona que la voz de los docentes sea tenida en cuenta, como siempre lo hemos sostenido, para cualquier análisis en la modificación del sistema educativo”.