Por un plan de lucha de los trabajadores (*)

La bronca crece porque la plata cada vez alcanza menos. Todos los días vemos cómo nuestros salarios quedan cada vez más atrás que la inflación. Y mientras el gobierno indemniza a Repsol con 10000 millones de dólares, arregla con los “fondos buitres” y aplica un nuevo tarifazo en los servicios públicos, pretende ponerle “techo” a las paritarias en curso. Entrega el país a las multinacionales y banqueros a costa del ajuste que nos impone a nosotros. Los docentes han dado una lucha ejemplar, organizándose hasta perforar el techo salarial del 22% que quería el gobierno.

Si bien el acuerdo es aún insuficiente la huelga docente nos muestra el camino y nos enseña que solo conseguiremos una mejora y lograremos derrotar los planes de ajuste si nos organizamos y salimos a pelear. Ante este panorama, Moyano y Barrionuevo la CTA “Micheli” han convocado a un paro nacional para el 10 de abril, sabemos que esta medida tardía la convocan obligados por la presión de sus bases. Independientemente de quien lo convoca, puede fortalecer los reclamos de los trabajadores y puede ser un golpe a todo el plan de ajuste que el gobierno está aplicando con el apoyo de las multinacionales, las cámaras empresarias, los opositores patronales y con la complicidad de la burocracia sindical oficialista (Caló, Yasky).

Moyano, Barrionuevo y Micheli solo se limitaron a convocar la medida, sin movilización. Seguramente el paro exprese la bronca y la voluntad de pelear de amplios sectores de trabajadores, incluso de muchos que están representados por las centrales que no convocan a la medida. Tal es así que La Fraternidad, UTA y SMATA (todos gremios enrolados en la CGT “oficialista”) se preparan para adherir al paro. Por eso es necesario exigirles a la CGT de Calo, que acordó para los metalúrgicos un aumento muy por debajo de la inflación, y a la CTA de Yasky, que durante el conflicto docente  dejo que cada provincia peleara sola sin un plan  de lucha unificado, que rompan sus acuerdos con el gobierno y se sumen al paro

Exijamos la continuidad de un plan de lucha

Es necesario además que el paro del 10 no quede en una acción aislada como fue el último paro general del 20 de noviembre de 2012. Para eso tenemos que reclamar a la CGT y la CTA la continuidad del paro con un verdadero plan de lucha, con nuevas huelgas y movilizaciones, hasta derrotar el pacto de ajuste y represión.

Para que esta exigencia se concrete debe ser activa, con organización por abajo que presione a los dirigentes para seguir la pelea. Y así abrir el camino a la lucha por un gobierno de los trabajadores y el pueblo que aplique un verdadero plan obrero contra la crisis.

¡Salario mínimo de $9000, en camino de igualar la canasta familiar, indexada mensualmente según la inflación!

¡Basta de impuesto a las ganancias en el salario! ¡Asignaciones familiares sin tope!

¡Prohibición de despidos y suspensiones! ¡Pase a planta de todos los contratados!

¡Organización por abajo y paro activo para exigir e imponer a las CGT y las CTA la continuidad en un plan de lucha!

¡Plata para salud, educación y trabajo y no pagar la deuda externa!

¡Ni un peso a REPSOL!

¡Nacionalizar el petróleo, todos los recursos naturales y las empresas extranjeras bajo control de los trabajadores para resolver los problemas de los trabajadores y el pueblo!

¡Basta de represión a los luchadores y de criminalizar la protesta social! ¡Absolución ya a los petroleros de Las Heras!

(*) PSTU