La verdad que cada vez quiero estar mas dentro mío (*)

La verdad que cada vez quiero estar mas dentro mío, cada vez quiero escuchar menos voces y si fuera posible hacer una zaranda con las personas que libremente y sin siquiera saber y aunque lo sepan hablan al libre albredio de cuestiones que tiene que ver con hechos tristes, dolorosos e inesperados.

Que le pasa a la sociedad?. Es que acaso no tenemos bastante con lo que sucede día a día en el mundo, que nos ponemos en jueces, en investigadores y hablamos sin saber de cosas que no nos competen, porque recuerdan aquello de «TU DERECHO TERMINA DONDE EMPIEZA EL DE LOS DEMÁS».

Triste y lamentable lo sucedido en la aldea llamada Saladillo, y digo aldea porque como ciudadanos y ciudad nos falta mucho, nos ha ganado el morbo en vez de que nos gane el respeto y las buenas costumbres esas de ser opinologos de todo y todos sin siquiera saber nada.

Pensaron esas lenguas cuando comenzaron a chismotear, que han quedado tres hijos sin madre?, que hay una familia destruida por el dolor y la pena?

No. Ayer, hoy, a las salidas de las escuelas, en el súper, en la cola del banco cada uno dio su opinión y es mas seguían con su bola de nieve y a medida que el tiempo pasaba iban cambiando la versión

Además de mi tristeza por lo sucedido también tengo pena por estas personas.

Estamos en víspera de pascua, pensemos y respetemos, que la sangre derramada por nuestro señor no halla sido en vano y que podamos revertir y ser lo que el quiso hermanos unidos en el dolor y la alegría sin lastimar al otro faltando el respeto pilar fundamental de toda sociedad.

(*) Marta B. Macchi