Producción porcina. Diversificación productiva en la Cuenca del Salado (INTA Cuenca)

Frente a un sector agrícola en expansión la región de la Cuenca del Salado bonaerense, tradicionalmente ganadera, registró en los últimos años una redefinición de sus agro-ecosistemas. Estos cambios generaron el desafío de repensar la ganadería y plantear nuevas estrategias que le permitieran mantener su competitividad, en convivencia con la agricultura y otras alternativas productivas capaces de agregar valor en origen.
En ese contexto en el que los rodeos bovinos se orientaron hacia un modelo productivo de precisión para optimizar el manejo de la nutrición, los índices de preñez y los resultados productivos, la producción porcina se afianzó con la aparición de sistemas intensificados. De este modo, según datos del último Censo Nacional Agropecuario, el mayor porcentaje de los sistemas productivos porcinos se concentran en las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, con una creciente participación de otras provincias en las que este tipo de emprendimientos no eran representativos.