Este “Progreso” es un gran atraso…(*)

No nos sorprende en absoluto que hoy en Saladillo se esté discutiendo el estacionamiento medido de automóviles.
No nos llama la atención, porque nuestra ciudad, sigue desde hace rato el mismo camino que han elegido otras ciudades y que termina inexorablemente en la insustentabilidad. Ese camino incluye, entre otras cosas, el cambio en el código de planeamiento urbano para construir edificios cada vez más altos con su cadena de nefastas consecuencias: cambios en la fisonomía de la ciudad, cloacas que rebalsan, agua que no alcanza, mayor consumo energético y electricidad que tampoco alcanza y “curiosamente” también más autos por cuadra. Podríamos continuar con otros “ítems” propios de este crecimiento descontrolado: Concentración demográfica cada vez mayor en la ciudad cabecera y despoblamiento creciente rural, avance con loteos sobre la zona de chacras descontrolado, plazas con cada vez más pavimento, antenas por todos lados, destrucción de arbolado público, ruidos cada vez más molestos, cámaras de seguridad, basurales cada vez más grandes que se desmoronan y se incendian, olores nauseaubundos, cambios del microclima en la ciudad, cada vez menos posibilidades de reacción de la ciudad en su conjunto frente a fenómenos naturales como vientos, inundaciones, calores extremos, sequías, etc.
Insustentabilidad que puede sonar como una palabra difícil de comprender y hasta demasiado técnica pero que significa sencillamente que todos viviremos peor que antes, que de a poco iremos perdiendo un montón de cosas lindas de las que disfrutábamos; y que en algún momento la ciudad nos brindará más molestias que satisfacciones y que terminará siendo un lugar donde vivimos porque no nos queda otra. Lo peor es que todo esto es tomado por algunos como parte de un “progreso inevitable”.
Queremos destacar que muchas de estas reflexiones ya fueron presentadas por nuestro grupo Ecos de Saladillo en Noviembre del año 2006 en oportunidad de realizarse una serie de talleres destinados a lograr una ordenanza de Planeamiento territorial. Ocho años después el Ejecutivo Municipal y todo el sistema político se sigue haciendo las mismas preguntas y sigue en el mismo punto de partida mientras los problemas se vienen encima.
El estacionamiento medido no traerá ninguna solución verdadera al tránsito, sino que como ya está ocurriendo y habiendo empezado la discusión hace muy poco tiempo, se concluirá que es un buen ingreso para el presupuesto municipal y nada más. Año tras año iremos incrementando el sector con estacionamiento medido. En definitiva, siempre el razonamiento termina en el único y principal objetivo del actual modelo de vida: El dinero
A nosotros nos hubiera gustado empezar la discusión desde otro lado y tal vez lo podríamos resumir en un par de reflexiones y preguntas:
El problema es que no hay ciudad que aguante tantos autos, el problema son los autos y entonces habría que buscar medios alternativos de traslado. Nos hubiese gustado, por ejemplo que se piense primero en como permitir que cada vez se pueda circular más en bici y que cada vez se pueda caminar más tranquilamente y cómodos por veredas arregladas, con buena sombra y con buenos paisajes y entornos.
Nos hubiera gustado empezar por bicisendas imprescindibles en Rivadavia Sur y en los accesos Augusto Cicaré, Néstor Kirchner y ruta 205 desde rotonda de Frocham hasta Sanguinetti.
Nos hubiera gustado discutir si algún medio de traslado colectivo y público tal vez pudiera servir para descomprimir el tránsito de autos o no en ciertas horas del día.
Nos hubiera gustado pensar si no es posible ir acostumbrando a la gente a que determinados días y en determinados horarios la zona del centro de Saladillo se cierra al tránsito de autos y motos, para que se circule cómodamente en bici o a pié, con espectáculos a cargo de artistas locales, con ferias, con charlas, con muestras de distinto tipo y con gente que recorra los comercios del lugar.
Pero también debemos discutir otras cuestiones:
Debemos descomprimir la ciudad cabecera y para ello tenemos que crear condiciones dignas de vida y trabajo en las localidades del interior. Debemos crear condiciones para que parte de la gente vuelva a vivir en el campo y para ello debemos apostar y apoyar la agricultura de pequeña escala, agroecológica, abandonar los monocultivos y el agronegocio y aprovechar y poner en práctica todos los planes de políticas públicas que existan para este fin en beneficio de la sociedad y no de partidos políticos en particular. Necesitamos desarrollar en forma planificada, pensada y participativa nuestro interior. La decisión de hacer un gran parque industrial en Saladillo no nos parece que vaya en este sentido sino que producirá mayor concentración de población en la ciudad cabecera agravando la situación de insustentabilidad general. Más bien nos inclinamos por pequeños o medianos polos de desarrollo local en todo nuestro partido, dando prioridad a las pequeñas y medianas empresas de tipo familiar.
Seguramente faltan muchas cosas para discutir que otros grupos o vecinos podrán aportar, seguramente algunas de nuestras ideas puedan no ser posibles de llevar a cabo pero tratamos de iniciar un camino distinto .Esto debería ser el disparador de la discusión: ¿Cómo iniciamos un camino distinto? ¿Cómo hacemos para no repetir errores y en cambio aprender de ellos? Queremos que esta ciudad siga siendo hermosa, que podamos seguir tomando mate en la vereda, charlar con nuestros vecinos, que siga manteniendo un ritmo de vida racional, comprar en el almacén de barrio y en las ferias artesanales comidas sanas producidas en Saladillo, que los chicos puedan seguir yendo y volviendo de la escuela sin peligro en bici, disfrutando de ese placer que otros ya han perdido, y que la gente camine porque eso hace bien, es bueno para la salud y para el ambiente.
Si esta fuera la discusión, nos gustaría participar; si en cambio, la discusión pasa por si se colocará parquímetro o no, si el talón se comprará a través de un celular o en un kiosco, realmente lo dejamos para una discusión entre quienes siguen viviendo en el pasado y no ven posibilidad alguna de cambio de sistema y que tienen como consigna central: “que simplemente se trata de cuestiones lógicas de un progreso inevitable”.
Para nosotros este supuesto” progreso” es en realidad un gran atraso y debemos esforzarnos por evitarlo.
ECOS DE SALADILLO