Paoltroni: “..primero se busca “la condena pública” y luego, en muchísimas ocasiones, la “Justicia”, no encuentra culpable al que ya fue condenado públicamente”

Me dirijo a ustedes a fin de dar a conocer mi situación y la presentación de mi renuncia de irrevocable al cargo de secretario del Honorable Concejo Deliberante.

Desmiento rotundamente además, que alguien me haya pedido la renuncia, como se anticipara en algún medio de prensa.

Nota presentada en el día de hoy al Sr. presidente del Honorable Concejo Deliberante, Dr Alejandro Armendáriz.

Al Sr. Presidente del

Honorable Concejo Deliberante

Dr. Alejandro Armendáriz

S                      /                     D

De mi mayor consideración:

Tengo el agrado de dirigirme a Ud. y por su intermedio a los restantes miembros del Honorable Cuerpo que preside, con relación a los hechos ocurridos en la madrugada del día 1° de Enero de 2011, en la Quinta Qiú del Sr. Hugo Genazzini.

Dado que por los medios de prensa y fundamentalmente por las declaraciones del Sr. Secretario de Gobierno Municipal, me han involucrado con el mencionado lugar y con los hechos acontecidos es mi interés poner en vuestro conocimiento las siguientes circunstancias:

1º. Hasta el año 2009 integré una sociedad comercial con el Sr. Genazzini “ Recrearse S.R.L.”, cuyo objeto principal es la explotación comercial del local bailable “La Vía disco”.

2º. A principios del año 2009 me desvinculé de dicha sociedad, transfiriendo mi capital social. Por tanto desde el año 2009 no tengo ningún tipo de vinculación comercial ni con el Sr. Héctor Hugo Genazzini ni con Recrearse S.R.L.

3º. No obstante ello continué ligado al Sr. Genazzini por lazos familiares, ya que mi mujer-Débora Genazzini- es hija del mencionado.

4º. A partir de mi desvinculación comercial con el Sr. Genazzini y con la sociedad Recrearse S.R.L., obviamente me alejé por completo de los negocios sociales, ocupándome exclusivamente a mi actual actividad como Secretario de éste Honorable Cuerpo.

5º. En vísperas de fin de año, la familia fue invitada por mi suegro a una fiesta en su Quinta (Qiú), la que -según nos indicó- sería luego del tradicional brindis de medianoche y a la cual había invitado a familiares y nutrido grupo de amigos para celebrar la llegada del nuevo año. Se trataba de una fiesta privada, en un lugar privado, al que sólo podría accederse con invitaciones.

6º. En ese contexto concurrí, aproximadamente a las 1:30 hs. de la madrugada del 1° de Enero, junto a mi mujer y su madre. Cuando arribamos al lugar prácticamente no había arribado ningún invitado, los que lo habían hecho, se encontraban aún esperando en sus automóviles.

7º. Momentos después advertí la presencia de un móvil policial que había ingresado al predio y también de un móvil de la Inspección Municipal, cuyos integrantes se encontraban conversando con Genazzini. Obviamente le pregunté a mi suegro sobre los motivos de la presencia de los mencionados funcionarios, informándome que se había propagado la noticia días anteriores que se trataba de la inauguración de una nueva confitería bailable y que, al no tener habilitación para ello, estaban procediendo a inspeccionar.

8º. Lo cierto es que si hubiese conocido todas esas circunstancias obviamente no hubiere concurrido. Es más hubiere aconsejado a mi suegro que suspendiera dicha fiesta. Pero, lamentable, cuando todo ello ocurrió ya me encontraba en el lugar.

9º. Considero que con lo dicho queda debidamente aclarada mi situación y mi absoluta ajenidad con el lugar donde se pretendió realizar la mencionada fiesta, como asimismo con las actividades comerciales tanto del Sr. Genazzini como de la sociedad “Recrearse S.R.L.”.

10º. No obstante lo expuesto y conforme se ha difundido por la prensa, fundamentalmente por las declaraciones del Sr. Secretario de Gobierno, el hecho lo estaría investigando la Justicia de Faltas local, a la que compareceré cuando me lo requiera e, indudablemente, de tales actuaciones surgirán -si las hubo- las responsabilidades del caso. A la fecha ninguna información oficial he recibido, ni siquiera para prestar declaración testimonial, todos son trascendidos.

11º. Considero también necesario dejar constancia que durante todos los años que integré la aludida sociedad y que se explotó el local comercial “ La Vía disco” y a pesar de tener constantes controles por parte del Municipio, funcionarios policiales e inclusive denuncias, NUNCA ni el suscripto, ni la sociedad ni el local tuvo condena alguna por infringir disposiciones municipales o provinciales, circunstancia que podrá corroborarse pidiendo los pertinentes informes tanto a la Justicia de Faltas como al Juzgado de Paz Local; circunstancia que demuestra a las claras que durante el lapso de tiempo que estuve vinculado comercialmente con la empresa, SIEMPRE ACTUE CUMPLIENDO CON TODA LA LEGISLACION VIGENTE.

Con todo ello considero aclarada mi situación, pero aún así y como se lo adelantara verbalmente a usted Sr. Presidente, el día Lunes 3 de Enero de 2011, que mi renuncia estaba a su disposición y ante la reunión mantenida con el bloque de la U.C.R. donde reconocí y pedí disculpa por mi presencia en el lugar de los acontecimientos, he tomado la decisión de presentar mi  RENUNCIA de irrevocable al cargo de Secretario del Honorable Concejo Deliberante de Saladillo.

Sinceramente, nunca hubiere imaginado tener que afrontar esta situación, soy consciente también que cualquier persona puede cometer un error, hoy me hago cargo del mío y por eso tomo esta decisión.

Pero para aquellas personas que llevaron esto al extremo, prejuzgando, con una actitud incoherente cuando tienen que hacer un análisis de sus propios errores o cuando se trata de errores del prójimo, sirva todo esto para que reflexionen y sobretodo  que puedan ser sinceros con ellos mismos.-

Cuando hablo de incoherencia, me refiero concretamente a ésta lamentable modalidad de buscar la “Justicia” a través de los medios de prensa, con declaraciones altisonantes, donde se involucra el nombre y el honor de la personas, pidiendo lisa y llanamente “renuncias” es decir “cabezas” y, paralelamente manifestar que “todo se encuentra en manos de la “Justicia”. Si una cuestión se comete a la decisión de la “justicia”, entiendo que por una garantía constitucional fundamental que gozamos todas las personas en un “Estado de Derecho”: “Nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario”.  Evidentemente hubiere sido la vía adecuada, reitero en éste “Estado de Derecho” que tanto nos costó recuperar, donde el “principio de inocencia” es la premisa fundamental en los temas de naturaleza contravencional o penal, dejar que la “Justicia” se expida, obviamente sin las presiones que en forma clara se instala desde las declaraciones de un funcionario público.

Lo dicho es sólo a modo de reflexión, a lo que agrego que también es mi opinión personal que mientras se continúe pretendiendo adelantarse a las decisiones de la “Justicia” que los mismos funcionarios pregonan, jamás viviremos en un verdadero “Estado de Derecho”. Lamentablemente vemos a diario que primero se busca “la condena pública” y luego, en muchísimas ocasiones, la “Justicia”, no encuentra culpable al que ya fue condenado públicamente. Ello no es más que pretender hacer “Justicia por mano propia”, un alarmante retroceso hacia las más primitivas formas de dirimir conflictos.

Agrego, por último y siempre en la línea de incoherencia a que me estoy refiriendo, que cuando las cuestiones se refieren a actitudes de esos mismos funcionarios, su respuesta resulta ser siempre similar: “Que la Justicia investigue”, “me someto a la decisión de la “Justicia”. Naturalmente ésta es la vía y la respuesta coherente, ajustada a los dictados de nuestra Constitución Nacional; pero lo que es contradictorio que cuando la cuestión puede involucrar a otra persona, la respuesta no resulte ser la misma y se busque la condena pública, el descrédito público.

Quiero agradecer a todos los integrantes del Honorable Cuerpo  que me apoyaron y de los cuales aprendí mucho.

Un agradecimiento especial al personal con que cuenta la secretaria del H.C.D que siempre se han brindado conmigo, dando lo mejor para desempeñar sus funciones.-

Sin otro particular, hago propicia la oportunidad para saludar a Ud. y los restantes miembros de ese Honorable Concejo con mi más distinguida consideración.

Gerardo Hugo Paoltroni
DNI 28.215.420