Honores y una sentida despedida a Ariel Delía

Esta mañana se desarrollaron las exequias por el fallecimiento de quien fuera Intendente y legislador por Saladillo Ariel Horacio Delia.
Al paso del cortejo fúnebre por la Municipalidad, se leyeron los decretos de Honores del HCD adhiriendo al duelo y otro del DE donde se declara duelo local por dos días como homenaje al político desaparecido.
Las palabras de despedidas estuvieron a cargo del presidente del Partido justicialista local, Walter Abarca, quien destacó su aptitudes como líder político al mismo tiempo que leyó una carta donde explicaba la situación vivida en el momento más oscuro de la historia Argentina cuando fue derrocado por el gobierno militar y en donde pedía a los jóvenes garantizar la reconciliación, la subordinación de las fuerzas al poder político, la búsqueda de la verdad y la memoria; sumado al nunca más.
Dijo que ese es el legado que dejó Ariel y lo despidió con un “hasta siempre compañero”.
El Intendente Carlos Gorosito destacó el compromiso de Delía con Saladillo y la sociedad en su conjunto, y en tal sentido recordó la victoria de 1973 del PJ cuando él como integrante de la UCR lloraba una derrota, mientras que Ariel salía contento hacia la unidad básica, cruzándose con un saludo en el camino; “después seríamos amigos políticos”, expresó el intendente.
Dijo que eso habla de la hombría de bien de Ariel y enunció una serie de anécdotas políticas que vivían en una época en donde se soñaba otra Argentina, frustrada por la denominada larga noche del golpe de estado con sus consecuencias.
Aseguró que el contacto personal con Ariel nunca se frustró y que llegó a ser una amistad más allá de lo político que permitió la recuperación de la democracia que debemos defenderla para todos los tiempos.
Destacó que Delia ocupó todo tipo de cargos dentro de su partido, incluso cuando muchos de esos cargos eran considerados menores para su trayectoria, ya que tenía un compromiso con la sociedad y con su partido que estaba más allá de la persona.
Consideró apropiado haberle rendido en vida un homenaje con la imposición del nombre a una calle y al Caps del barrio 31 de Julio que perdurarán para siempre, “vengo a despedir al mejor amigo que he tenido en la política desde el otro lado, porque ha sido un hombre de verdad, seguramente estará sentado a la derecha del Señor”.
Tuvo palabras de reconocimiento para su mujer Beatriz Puccitelli quien estuvo al lado de su marido cuanto éste más lo necesitaba y cuando más sufría, “Ariel, seguramente un día estaremos hablando en la patria celestial, porque fuiste un peronista de convicciones, de esos que no se doblan, autentico peronista de Perón, de la justicia social, de los sueños que soñamos juntos y de los que nos faltan seguir soñando, porque el luchó con cargos y sin cargos por un Saladillo mejor”, dijo el Intendente.