A Angelina y Neri les robaron una guitarra y una bicicleta en Oberá

Combinan su afición por el deporte y la enseñanza de la lengua de señas. En pocos días fueron dos veces presa de la inseguridad

Llegaron a la ciudad con la intención de realizar una serie de charlas sobre lenguas de señas para la integración de las personas sordas y primeros auxilios para atender emergencias que se puedan presentar en la vida cotidiana.

Salieron en bicicletas desde Gualeguaychú, Entre Ríos, sin mayores inconvenientes por el camino. Hasta que arribaron a Oberá, donde en un par de días sufrieron dos robos en la misma casa donde se alojan, sobre calle Catamarca, en Villa Erasmie.

Angelina Tejera y Neri Renzi son dos jóvenes con espíritu aventurero, amantes de la naturaleza, llenos de inquietudes y ganas de conocer lugares.

Llevan adelante un proyecto denominado Entrelazando Culturas, que se puede seguir a través de Facebook, donde comparten las experiencias de un viaje que comenzó en marzo pasado y pretende seguir recorriendo las rutas del país y el continente.

Angelina es profesora para chicos sordos e hipoacúsicos y Neri guardavidas profesional, y juntos se embarcaron en una travesía ciclística que combina su afición por el deporte y sus conocimientos profesionales.

Por el camino fueron bien recibidos en diferentes instituciones educativas. Sus charlas no tienen costo, pero toda colaboración es bienvenida para solventar los gastos diarios.

Su llegaba a Oberá se produjo a fines de junio y sufrieron varios días de lluvia continua. Para colmo, las autoridades de Turismo y Cultura municipal no se mostraron muy receptivas, reconocieron.

De todas formas, a través de la supervisión rama secundaria concretaron actividades en el Centro Polivalente de Artes y el CEP 59.

Se alojaron en una casa prestada, sobre calle Catamarca al 460, donde en pocos días fueron presa de la inseguridad que aqueja a los obereños.

 

De la extrañeza al lamento

“El jueves (10 de junio) me robaron la guitarra. Primero pensé que por ahí la dejé afuera, lo que es raro pero puede pasar. El sábado salimos y cuando volvimos no encontramos la bicicleta de Angie. Nadie vio nada ni sabemos quién nos pudo haber robado”, comentó Neri.

Hicieron la denuncia, pero hasta el momento no hubo ningún avance en la investigación. “Nos llamó la atención que la Policía no haya ido a la casa a indagar o levantar alguna prueba, porque ese día llovió y quedaron las huellas de las pisadas del ladrón”, agregó la joven.

Neri reconoció que extraña su guitarra, compañera inseparable durante 15 años. Y el robo de la bicicleta de Angie complica los planes, ya que deberán conseguir otra para seguir el viaje previsto.

“Tenemos ideas y ganas para hacer muchas cosas, pero ahora chocamos con este imprevisto. Pero no vamos a bajar los brazos y confiamos en salir adelante. Queremos llegar hasta Iguazú”, remarcaron.

Para salir del paso y tratar de conseguir fondos para comprar otra bicicleta, organizaron la rifa de un asado para cuatro personas, a 20 pesos el número, que sortearán el 15 de agosto.

Los interesados pueden contactarse con el número 02344-15503093.

Fuente: www.territoriodigital.com.ar

140724 Angelina yNneri