Proyecto del diputado Ricardo Lissalde. PREOCUPACION POR LA FALTE DE OBRAS EN LA CUENCA DEL SALADO

“La producción agropecuaria en varios distritos de la llanura bonaerense se ve afectada nuevamente por las intensas lluvias y por el retraso de las obras de infraestructura de la cuenca del Salado, que ya lleva quince años desde su elaboración y que su principal objetivo era mitigar los efectos de probables inundaciones”, señaló el diputado provincial Ricardo Lissalde.
El legislador del Frente Renovador reiteró un pedido de informes dirigido al Ejecutivo provincial sobre varios puntos vinculados a la realización de obras en el marco del Plan Maestro Integral de la Cuenca del Río Salado: grado de ejecución de las obras, detalles de las finalizadas, localización geográfica y montos invertidos.
Asimismo se piden detalles de las obras en ejecución, estado de avance y si se han visto perjudicadas por las recientes inundaciones. Cuáles restan ejecutarse, plazos previstos para su finalización y monto de las asignaciones presupuestarias correspondientes.
Lissalde también solicita que se informe a la cámara baja bonaerense sobre el detalle de los montos recibidos del Fondo Fiduciario Nacional de Infraestructura Hídrica, fecha de ingreso de los mismos y destino especificando las obras que se realizaron en zonas urbanas del gran Buenos Aires y las que se han hecho en las zonas productivas de la provincia interior.
Por otra parte, se desea conocer si se encuentra funcionando el Consejo Auditor Honorario del Plan Maestro Integral de la Cuenca del Río Salado creado por Decreto 1845/03, quiénes lo integran, y en el caso de haberse reunido, copia de las actas respectivas.
El legislador de la 7° Sección Electoral destacó que: “este pedido adquiere significación especial ante las abundantes lluvias acaecidas en lo que va del año que complican cada vez más la situación de la Cuenca del Río Salado, cuyas obras de infraestructura llevan ya quince años de desfinanciamiento y retrasos precisamente en una región donde son imprescindibles ante las características del suelo con muy poca pendiente y por ende, con pocas posibilidades de escurrimiento natural”
“A ello debemos sumar el deterioro de los caminos y señalar que las obras complementarias para desagotar el agua no se pueden llevar a cabo hasta que no se hayan realizado en forma previa en esos lugares las previstas en el Plan Maestro del Salado”, expresó el diputado del Frente Renovador.