Pautas para la mejora productiva de las majadas en la Cuenca del Salado.

En Argentina la producción ovina históricamente se ha caracterizado por el desarrollo de sistemas extensivos para la producción de lana en diferentes regiones del país. En el norte de la Cuenca del Salado, tiene una rica historia desarrollada hasta mediados del siglo XX, cuando comienza a registrar un franco retroceso en lo que respecta al número de cabezas.

Cambios en los hábitos de manejo de los ovinos permiten obtener mejoras sobre los resultados productivos.

Según datos relevados mediante encuestas por técnicos de la Estación Experimental del INTA Cuenca del Salado esta actividad se integra con otras producciones ganaderas y agrícolas siendo muy pocos establecimientos los que la impulsan como recurso único. El rol que ocupa en los establecimientos es secundario siendo la producción bovina y la agricultura las principales actividades. Se realiza esencialmente para el consumo de carne en los propios establecimientos o para la venta de corderos en la época primaveral.

A partir del relevamiento en la Cuenca del Salado se ha observado que “existe una gran diversidad en la producción ovina en los campos de la región. Esto implica diferente nivel de intensificación entre productores con resultados productivos completamente diversos”.

Pautas de manejo para la mejora productiva:

Después de trabajar sobre la caracterización de los sistemas ovinos de la región, los referentes del INTA proponen pautas de manejo que permiten mejorar la producción ovina.

Dado que en cuanto al manejo reproductivo observaron que aún existe un número importante de productores que no estacionan el servicio los técnicos proponen que, en la medida de lo posible y una vez finalizada la encarnerada, se aparten los machos de las hembras de modo de tener un servicio estacionado. Previo a dicho periodo, se recomienda “realizar desparasitación y revisación clínica de carneros así como también desoje, limpieza de la zona perineal y despezuñado”. Esta práctica de limpieza es importante volver a realizarla antes del parto junto con la limpieza de la zona vulvar y mamaria de modo de facilitar al cordero ubicar la ubre de la madre. En la época de parición, se sugiere realizar dos recorridas diarias y brindar reparo a la hembra parida para reducir y/o evitar la muerte de corderos.

Si bien se puede observar una gran diversidad en el manejo alimenticio de las ovejas en la zona evaluada, es el campo natural la base de la alimentación en la mayoría de los establecimientos de la región. Por tal motivo, “asegurar una buena alimentación pre parto para cubrir los requerimientos de las hembras en el último periodo de gestación, es una de las pautas básicas de manejo nutricional de las majadas”.

Respecto al manejo alimenticio, es importante realizar una alimentación diferencial a la hembra que va a entrar en servicio para lograr el efecto de “flushing” y obtener así mayor tasa ovulatoria.

En materia de manejo sanitario los cuidados de la majada deben considerar un plan básico que contemple la “desparasitación y vacunación contra mancha, gangrena y enterotoxemia”.

Los técnicos de la Experimental Cuenca del Salado del INTA coinciden en que “con ciertas modificaciones en el manejo y algunas de ellas, de costo cero, se podrían obtener mejoras importantes sobre los resultados productivos”.

140818 Ovinos