A quién corresponda: ¿Quién tiene la solución? (*)

Martes 26 de Agosto de 2014 Saladillo
A quién corresponda:
¿Quién tiene la solución?
Como ciudadana de este pueblo y como docente, decidí expresarme sobre lo que he leído en los medios locales en el día de ayer, respecto a los hechos ocurridos durante el fin de semana y la postura, a mí entender equivocada, de algunos vecinos.
Es difícil ponerse en el lugar de otros, y fácil jugar generalizadamente desde el enojo y la irracionalidad.
Los jóvenes de nuestra ciudad, como todos los demás, tienen el derecho a divertirse y a contar con un lugar donde buscar dicha diversión. Desde ya que sus derechos terminan donde comienzan los derechos del resto de la comunidad.
Me pregunto si acaso el cierre de un boliche, pub, etc., va a evitar los hechos de violencia, de vandalismo e inseguridad que hace tiempo vivimos los saladillenses? El hecho lamentable y repudiable que una familia de este medio sufrió el fin de semana no fue dentro de un establecimiento nocturno, y mientras un individuo ocasiono ese malestar, muchos otros disfrutaban contenidos en lugares habilitados legalmente para que pudieran hacerlo.
Los jóvenes saladillenses siempre son apuntados con el dedo acusador, pero nadie piensa en una manera de ayudarlos. Los egresados de las escuelas secundarias, hace años que son tildados de molestos, desordenados, irrespetuosos, etc., sin embargo este año están contenidos dentro de un boliche al cual también ingresan los padres quienes pueden dar fe de que se divierten sin ocasionar disturbios.
¿Con la clausura de este lugar, se soluciona todo? Yo creo que no, sino tienen a donde ir van a estar en la calle, solos, sin resguardo alguno, y ahí vendrán las quejas por ruidos molestos, por que ensucian, rompen y demás, como ha ocurrido años anteriores. Lamentablemente el individuo al que se acusa de dañar la vivienda de esta familia, sigue y seguirá en la vía pública sin ningún problema, ya que el cierre de un boliche no modificara en nada su comportamiento; de hecho este joven no estaba dentro de dicho establecimiento.
Los adultos, ya sean padres, vecinos, docentes, debemos pensar soluciones y proponerlas, pero esta en las autoridades ponerlas en funcionamiento. Estas soluciones tienen que estar dirigidas a los que corresponden sin perjudicar al resto, por que generalizar y meter a todos en la misma bolsa no nos lleva a ningún puerto seguro.
No es responsable un boliche de lo que una persona, que ni siquiera ingreso, realiza en la calle.
No tiene justificación que una familia, ninguna, de nuestra ciudad pase un momento tan feo. Pero si es verdad que nuestros jóvenes tienen derecho a ser justamente eso “jóvenes” y vivir su adolescencia lo mejor posible y seguros; en la calle nunca lo estarán… Por eso mi reflexión es que no les quitemos la posibilidad de tener a donde ir, a donde estar contenidos y juntos, y que las autoridades cumplan con los roles que les corresponde, entre ellos, uno de los mas importantes que es cuidarnos.
(*) Rebay, Julieta, DNI: 28.934.048