Héctor Baldassi dialogó con “Todo Pasa” por FM 90.7 de Saladillo

baldassi

Héctor Baldassi dialogó con “Todo Pasa” por FM 90.7 de Saladillo y se refirió a todo lo que genera el Superclásico en un árbitro. Pero hizo foco en la designación de Mauro Vigliano por parte del Colegio de Árbitros, para el River – Boca del próximo domingo, algo que no ve con buenos ojos: “Hace desde la sexta fecha que Vigliano no dirige en primera. Si le sale bien puede ser un trampolín, si le sale mal puede ser un escollo en su carrera”.

-Sobre la preparación en la previa a un Superclásico:
«La preparación de la parte física es igual que para cualquier encuentro, pero la parte emocional lleva a que te tengas que alejar de toda la movida que genera periodísticamente el Superclásico, porque obviamente puede influenciar en la ansiedad para dirigir el partido. Entonces a una persona como Mauro Vigliano que va a debutar en un River – Boca, yo le hubiese aconsejado aislarse un poco de toda la movida periodística. Después el tema está en cómo vas a salir al campo de juego a tratar de tomar las mejores decisiones y determinaciones que hagan que el partido tenga fluidez y dinámica, pero sobre todas las cosas, sin soslayar las reglas, respetando el reglamento, dándole continuidad al juego, y tratando de no errar que es lo mas importante en esta función».

-La designación de Vigliano:
«No se puede poner a un árbitro en un partido tan importante como es un River – Boca, sin haber dirigido en primera división con anterioridad. No lo digo yo, lo dicen las estadísticas; hace desde la sexta fecha que Vigliano no dirige en primera. Entonces, preguntale cómo es la autoestima, preguntale cómo llega él al partido; seguramente perdiendo confianza, credibilidad consigo mismo. Eso tiene importancia para cuando uno va a dirigir un partido tan importante; tenes que darle importancia a lo que vas a dirigir en las fechas anteriores, poniéndole partidos importantes de primera división».

-El partido que le tocó dirigir a Vigliano entre semana:
«El partido con All Boys – Sarmiento, sin desmerecer, era un partido de menor relevancia, de menor categorización. Yo soy árbitro y a mí nadie me va a venir a decir cómo se siente un árbitro cuando baja a dirigir partidos de menor categoría. Podes bajar a dirigir un ascenso, una final; pero acá se jugaba sólo por los puntos, entonces el árbitro pierde autoestima cuando dirige ese tipo de encuentros. Por eso me parecía poco feliz la designación por parte del colegio de árbitros».

-Sobre la postura de Boca de bajar a Pitana:
«Esto no debería ocurrir. Miguel Cime dice que eso no ocurre, pero radio pasillo todos saben que eso pasó. No creo que mienta el radio pasillo, me parece que miente la persona que dice que esto no existe. Hay que hacer una evaluación de autocritica, de por qué ocurren este tipo de cosas. Cuando yo dirigía, se podía objetar un árbitro, pero no recuerdo que en un River – Boca se diga ‘éste no me gusta o éste no juega’, nunca se decía algo así en la previa de un partido tan importante».

-Pitana, el más adecuado:
«El aconsejable para este partido era Pitana porque tuvo un excelente Mundial. Con los pergaminos que tiene, tiene que dirigir el partido más importante. Si nos retrotraemos al 2010 cuando fui al Mundial, antes de ir dirigí el Boca – River, y cuando volví también. Entonces qué objeción puede haber con el árbitro que estuvo representando a todo el fútbol argentino en un Mundial, y que le fue tan bien, para que dirija un River – Boca. Nadie hubiese objetado absolutamente nada».

-Su mejor Superclásico:
«El Superclásico que más recuerdo es sin dudas el de la Semifinal de Copa Libertadores en la cancha de River, cuando Boca le gana por penales y pasa a la final del 2004. Cuando yo expulse a Tevez que hizo la ‘gallinita’ despues de hacer el gol. Fue un partido que tuvo lo que va a pasar ahora que tampoco lo puedo concebir, que haya solo público local. Ese fue un partido bisagra, un partido trascendental, que potencia al árbitro para seguir creciendo».

-El desafío de Vigliano:
«Vigliano tiene un gran desafío para el día domingo. Si le sale muy bien es un trampolín para él, si le sale más o menos puede ser un escollo importante para su carrera».