Cómo prevenir secuestro virtuales

secuestro virtualSe llama secuestro virtual al accionar delictivo por medio del cual un delincuente, a través de un llamado telefónico en el que dice tener secuestrada a una persona, trata de obtener dinero o cosas de valor (códigos de tarjetas telefónicas, por ejemplo) por parte de un familiar y/o conocido de la persona presuntamente secuestrada.

Es en realidad una estafa, ya que la persona presuntamente secuestrada no está en tal situación y quien es contactado por teléfono es engañado para que entregue o transfiera dinero u otras cosas de valor basado en este creencia falsa.

¿Cómo suelen proceder?

En general, esta práctica se inicia con una llamada telefónica (puede ser a un celular o a un teléfono fijo) y comunican que “ha ocurrido un accidente de tránsito y que una de las víctimas tenía entre sus pertenencias el número al que está llamando”; que “lo deben llevar al hospital y necesitan sus datos”.

Aprovechando la preocupación y la desesperación que generan este tipo de llamadas, intentan obtener más datos sobre la familia o los bienes personales de quien ha atendido el teléfono. En otros casos, quien llama puede poseer ya esa información y la utiliza para hacer más creíble su relato.

Luego, quien llama suele decir directamente que se trata de un secuestro y solicita un rescate.  Asimismo, algunas veces suelen hacer hablar a una persona que se hace pasar por el familiar o conocido presuntamente secuestrado y que solicita ayuda llorando.

 

¿Qué hacer?

  •  Ante una comunicación telefónica de este tipo lo esencial es guardar la calma.
  •  No hay que brindar ningún nombre o información que pueda ser utilizada por los delincuentes (aunque el interlocutor afirme ser policía o médico), ya que por lo general estos estafadores dicen que se encuentra accidentado o que capturaron a “un familiar”, sin precisar la identidad.
  • Es recomendable cortar inmediatamente la comunicación.  Tenga presente que en caso de accidentes la policía suele informar personalmente. Si es posible, trate de anotar el número de teléfono desde el cual lo han llamado.
  • Siempre es recomendable también contactarse con el familiar que no está en la casa y que supuestamente está «secuestrado”.  Si no puede hacerlo, comuníquese con otras personas que puedan a su vez ayudarlo a contactarse.
  •  Luego, contacte inmediatamente a la policía a través del 101 o los números de la comisaría local.
  •  En algunos casos puede darse que la llamada se recibe mediante el sistema de cobro revertido, y en oportunidades hasta provienen de unidades carcelarias.  En tal caso, rechace la llamada si se trata de un desconocido o si no tiene personas conocidas alojadas en establecimientos penitenciarios.
  •  Es importante instruir a todas las personas de la casa que pueden atender el teléfono, incluyendo a los niños, personal doméstico y adultos mayores, acerca de NO brindar a desconocidos ninguna información personal, de un familiar, de actividades que se realicen o de los bienes que posean

Conocer la modalidad delictiva y divulgar ese conocimiento en su entorno familiar les permitirá estar alertados ante una posible llamada y evitar ser víctimas del engaño.-

Oficina de Relaciones con la Comunidad.-